Diseño italiano, el mejor del mundo

¡Italia! Si hay un país de Europa que ha sabido crear imagen de marca ese ha sido el país de la bota y la «tricolore». El nombre de Italia evoca a Ferrari, aunque haya otras marcas de coches igual de competitivas y exclusivas. Evoca a la Toscana, aunque haya otras zonas en Europa igual de bellas. Evoca al aceite, aunque haya otras regiones de Europa con más y mejor producción. Todo eso es cierto. Pero también es cierto que Ferrari es «la marca de coches», la Toscana una de las regiones más bellas del mundo y el aceite italiano uno de los mejores del mundo. ¿Marca? Por supuesto, pero también hay trabajo de calidad y diseño.

Y respecto a la moda, ¿qué decir de Italia? La ropa y el calzado italiano cuentan con una de las mejores reputaciones del mundo. Al igual que ocurre con los demás atributos de Italia no se puede negar que existe una buena labor de marketing, pero tampoco se puede negar la calidad de sus productos. La ropa y el calzado italiano están en los primeros lugares de cualquier ranking, como se puede comprobar en sitios como Farcoz, en dónde se pueden adquirir productos con el sello «Made in Italy«.

Calzado italiano, los más altos estándares de calidad

El calzado italiano, tanto para hombre como para mujer, es uno de los más reputados del mundo. La calidad y el diseño son las señas de identidad principales de sus fabricantes. Utilizando un amplio abanico de materiales, desde el tradicional cuero, hasta los más modernos materiales sintéticos, los zapatos italianos ofrecen al mismo tiempo comodidad y elegancia.

Por ejemplo, unos zapatos de mujer como estos que se pueden encontrar en Farcoz, sencillos a la par que elegantes, en los cuales se logra la difícil tarea de hacer las cosas bien sin perderse en los detalles pero sin perder la genialidad.

Dentro de las fronteras italianas han nacido algunas de las más reputadas marcas de calzado del mundo. Abarcan, además, numerosos estilos, pues es posible encontrar empresas dedicadas a realizar diferentes tipos de zapatos. Desde marcas centradas en zapatos de fiesta, tanto para hombre como para mujer, hasta marcas cuyo cliente potencial es aquel que busca un zapato urbano, más pensado para el día a día pero que no quiere renunciar al diseño ni la calidad.

Históricamente esta calidad del calzado italiano ha estado muy vinculada a la excepcional calidad de los curtidos italianos. La industria del cuero en Italia ha sido una de las más importantes de Europa. Todavía a día de hoy allí se encuentran algunos de los fabricantes de pieles y cueros más importantes del mundo y gran parte de la maquinaria utilizada para trabajar estos productos tiene su origen en el norte del país.

Esta calidad de la materia prima ha tenido una repercusión directa en calidad del producto final. De una buena piel se puede sacar un buen calzado. Aunque a este respecto siempre nos podemos plantear qué fue primero, si la calidad de la materia prima o la calidad del producto final. Es decir, ¿hay buen calzado porque siempre hubo buenas pieles o hay buenas pieles porque los exigentes fabricantes italianos necesitaban buenos cueros para hacer los mejores zapatos del mundo?

En este caso, como en otros, nos encontramos ante un círculo virtuoso que beneficia a todos.

 

Zapatos